Avda. Portugal, 4 21001 Huelva

Cómo recuperar los hábitos tras la cuarentena

Cómo recuperar los hábitos tras la cuarentena

Tras esta situación que estamos viviendo sin precedentes como es el confinamiento, gran parte de la población ha perdido sus  hábitos de vida saludables.

Nuestras costumbres han cambiado en muchos sentidos desde la forma de relacionarnos hasta la forma de alimentarnos, horarios o rutina de movimiento y esto ha hecho que nuestro peso también se vea afectado.

El exceso de tiempo libre encerrados en casa ha hecho que en muchos casos no podamos gestionar de forma adecuada el hambre emocional, recurriendo de forma excesiva a ese “picoteo” que en la mayoría de los casos no es saludable. Así lo reflejan los datos de las compras durante el confinamiento, en las que ha aumentado el consumo de aceitunas (94%), patatas fritas (87%), cerveza (78%), chocolate (79%).

En sustitución debemos recurrir a snacks saludables como pueden ser frutos secos naturales, hummus, aguacate, galletas de avena, chocolate negro, yogurt natural con fruta y canela.

Del mismo modo la desorganización en los horarios hace que no mantengamos una planificación, para ello es muy importante la estructuración de menús a lo largo de la semana y la elaboración de una cesta de la compra saludable, en la que se incluya gran variedad de frutas y verduras las cuales deben estar presentes de forma diaria en la alimentación, del mismo modo que las legumbres y consumir pescado al menos dos veces a la semana y reducir el consumo de ultraprocesados y azúcares. El tener un plan previamente fijado es fundamental para no recurrir a lo primero que pillemos, al mismo tiempo que configurar una despensa adecuada.

Otro de los hábitos fundamentales que se han perdido o descuidado es la hidratación, al mezclar espacios de teletrabajo con ocio la bebida de elección ha dejado de ser el agua y se ha incorporado refrescos o cerveza de forma más habitual de lo que se debería. Volver a incorporar el hábito de la hidratación e intentar beber 2 litros de agua al día es uno de los propósitos a llevar a cabo.

Hay que tener en cuenta que como otros muchos factores nuestro gasto energético a disminuido de tal forma que hay que adaptarse a esta nueva situación reduciendo el tamaño de las raciones.

Otro de los factores que se ha visto mermado ha sido el ejercicio físico, hábito fundamental para mantenernos activos y que facilita la secreción de endorfinas que hace que nos sintamos mucho mejor de ánimo. Por ello y para facilitar la bajada de nuestro peso debemos incorporar rutinas de ejercicio combinando los que son tipo aeróbico (ayudan a quemar grasa) como pueden ser caminar o correr con aquellos que favorecen el mantenimiento de la masa muscular.

 Incorporar técnicas de relajación o autocuidado como la meditación que permitan canalizar el estrés o la ansiedad es importante para no tapar emociones mediante la comida.

 

Para concluir comentar que el proceso de pérdida de peso a veces resulta complicado si no tienes un profesional que te asesore y antes de cometer errores lo ideal es recurrir al dietista-nutricionista que será la persona más indicada para que este proceso se lleve a cabo de la forma más fácil y saludable.

Macarena Bustamante Benítez

Dejar un comentario